Turismo y Ocio

Jardines del Rey, Destino de Naturaleza, Leyenda, y Salud 

Desde que comenzó la comercialización de Jardines del Rey en el mercado internacional, en 1993, más de dos millones de visitantes han llegado a ese destino turístico ubicado en el archipiélago Sabana-Camagüey, al noroeste de este país, que además de sol y playa, propone modalidades náuticas y ecoturismo. Cubiertos de bosques de árboles pequeños, mangle y cerca de 40 kilómetros de excelentes balnearios, los cayos Coco, Guillermo, Paredón Grande, Antón Chico y Media Luna, integran este hito del ramo en Cuba por la calidad del producto turístico que allí se ofrece y la conservación de sus recursos naturales.

Con más de 17 años de operaciones, la región tiene 14 hoteles y villas, casi todas en primera línea de playa, que agrupan más de 4.900 habitaciones en los cayos Coco y Guillermo, sus principales componentes. Operadas en su mayoría por cadenas de reconocido prestigio como Sol Meliá, Blau, Iberostar, Blue Bay y NH Kristal, las instalaciones reciben como promedio cada año unos 200.000 excursionistas de diversas partes del mundo, fundamentalmente de Canadá, principal mercado emisor, Gran Bretaña, Argentina y, en menor medida, otras naciones.

Distante unos 500 kilómetros de La Habana, el acceso a Jardines del Rey está garantizado por un pedraplén (vía sobre el mar) de 17 kilómetros de largo y el aeropuerto internacional, situado a sólo siete kilómetros de la planta hotelera.

Los impresionantes fondos marinos, que un día cautivaron al Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway, determinan que la zona, ubicada en la segunda barrera coralina más grande del mundo, sea una plaza fuerte para el buceo y la observación de arrecifes frontales. A sólo tres millas del litoral se encuentra el canal viejo de las Bahamas, corredor natural que guarda en su interior unos 900 tipos de peces. Ello ha motivado que la Marina Marlin de Cayo Guillermo promocione nuevas excursiones, paseos en bote y opciones de pesca deportiva para la temporada alta.

Entre las riquezas naturales que hacen especialmente atractiva a esta parte de la geografía cubana figuran unas 230 especies de aves. Destacan el ibis blanco o coco, que da nombre a uno de los principales islotes, y el flamenco rosado, muy representativo en el área. Además, enriquecen el entorno diferentes tipos de moluscos, reptiles y algunos mamíferos, ninguno peligroso para el hombre.

La vegetación siempre verde está representada por 340 variedades de plantas, 11 de ellas endémicas y un gran porcentaje con propiedades medicinales. Otro de los atractivos del lugar es la duna de arena más alta del Caribe, que tiene 15 metros sobre el nivel del mar y está ubicada en Playa Pilar, Cayo Guillermo, uno de los más bellos balnearios de Cuba. Las montañas de arena de la Loma del Puerto también constituyen una apreciable joya que distingue estos escenarios naturales.

El centro de calidad de vida completa la infraestructura de Jardines del Rey, con una clínica internacional y el SPA Talaso Acuavida, que brinda tratamientos con agua, algas y fangos marinos, un gimnasio y piscinas termolúdicas climatizadas.

Fuente: Caribbean News Digital.com