Lecturas

Esta provincia de Ciego de Avila se encuentra en el centro de Cuba. Limita al norte con el Océano Atlántico, al sur con el Mar Caribe, al este con la provincia de Camagüey, y al oeste con la de Sancti-Spíritus. Las principales ciudades avileñas son: Ciego de Ávila (capital), Morón, Florencia y Majagua. está ubicada en una llanura de aproximadamente 6 900 km2 de superficie.

Su relieve es llano en prácticamente su totalidad. En el norte está la llanura del Noroeste de Las Villas, y al sur la de Júcaro-Morón. Entre sus principales accidentes geográficos se encuentra el golfo de Ana María al sur, que separa a la provincia del archipiélago de los Jardines de la Reina. Frente a la costa septentrional está el mayor archipiélago de Cuba, el Camagüey. Además en la provincia hay varias islas y cayos. El principal río es el Canoao, y cerca de la costa norte se encuentra la laguna de la Leche, la mayor de Cuba. Esta provincia posee además importantes cuencas subterráneas.

Las principales actividades económicas son la agricultura (caña de azúcar, tabaco, frutas y hortalizas), la pesca, la producción de sal gema y yeso. El turismo es otra de las actividades importantes de Ciego de Ávila, provincia que ofrece atractivos lugares para conocer. Uno de los más importantes son los Jardines del Rey, un archipiélago bautizado así por el Adelantado Diego Velásquez en el siglo XVI, en honor al rey de España. De este archipiélago (que forma parte del archipiélago mayor Sabana-Camagüey), ubicado al norte de la provincia, forman parte Cayo Coco y Cayo Guillermo, los más importantes, formados por una impresionante naturaleza virgen.

Sus orígenes partieron de un sitio que los indios llamaban Jaraguayal, y al cual llegó en 1513 el capitán Pánfilo de Narváez, enviado por Diego Velázquez. Hoy se encuentra allí el poblado de Jicotea, nombre que le dieron los españoles dada la abundancia de esos animales en sus lagunas. Los colonizadores encontraron por aquellos lugares asentamientos de ciboneyes Cayo Redondo, al sur, y al centro y norte los subtaínos.

De los primeros, catalogados como recolectores, quedaron numerosos objetos en puntos costeros, entre ellos, caracoles, cuchillos muy pequeños de sílex (mineral de cuarzo, muy duro), con ausencia de cerámicas u otros elementos de los agricultores ceramistas. La mayor presencia arqueológica corresponde a los subtaínos. Historiadores opinan que en Jicotea existía este tipo de indocubano, aunque allí no se han encontrado evidencias. Los hallazgos sobre esa cultura muestran hachas petaloides pulidas y sílex laqueado de diversos tamaños. También se ha encontrado hematita roja, cerámica que incluye asas y bordes con incisiones, restos alimenticios como huesos de jutía y de pescado, de tortuga o carey, de aves y muelas de cangrejo. Otros descubrimientos revelan que los aborígenes de esa zona de Cuba conocían el arte de tejer las fibras de plantas textiles.

En 1538 el Cabildo de Puerto Príncipe (Camagüey) le otorgó el permiso a Jacome de Ávila para que se asentara, junto con su familia y esclavos, en los límites occidentales de aquel territorio, dando origen a la hacienda San Antonio de la Palma. Luego se trasladó más al oeste y finalmente al lugar que hoy ocupa esa capital del centro-oriente cubano. La fundación de la ciudad data de 1840, cuando contaba con 263 habitantes y 12 años después tenía 38 casas. Su Ayuntamiento quedó constituido en 1877.

Ciego de Ávila adquirió gran importancia durante la Guerra de los Diez Años . En esa etapa los gobernantes españoles levantaron allí una línea fortificada conocida como la Trocha de Júcaro-Morón, para combatir las fuerzas cubanas. En esa época los españoles establecieron en esa zona su base de operaciones, por ser un punto equidistante entre Puerto Príncipe y Sancti Spíritus, lugares donde existían comandancias generales de la colonia.

Entre otras medidas, las tropas colonialistas construyeron un ferrocarril que partía desde Júcaro y llegaba hasta Morón, y de esta forma la isla quedó dividida en dos partes. En sus inicios, se transportaban por esa vía madera, cera, miel, pieles y otros productos de las distintas poblaciones.

Estaba tendido a lo largo de una trocha casi recta en medio de un espeso bosque. Ante los preparativos para una invasión por parte de los mambises, los españoles levantaron una línea fortificada bordeando esa vía férrea, la cual contaba con más de 30 fortines desde Júcaro a San Fernando (Morón), a una distancia de dos kilómetros entre sí, construyeron, además, una puerta de acceso a la ciudad.

No obstante esa fortificación, en 1876 el General Máximo Gómez logró ocupar la villa. Al estallar la Guerra del 95, constituía un enclave estratégico de considerable importancia para la colonia, por lo que ésta erigió un hospital militar, numerosos cuarteles y creó algunas tropas especiales como ingenieros, transporte, artilleros y otras. A la vez, el mando ibérico ordenó la refortificación de la Trocha para evitar el paso de las tropas mambisas, en su proyecto de invasión de oriente a occidente, y que impidiera también el cruce desde las provincias de Las Villas hacia la de Oriente.

Ese poderoso sistema militar fue atravesado nuevamente el 29 de noviembre de 1895, esta vez por el Lugarteniente General Antonio Maceo, a solo cinco kilómetros del poblado de Ciego de Ávila. En total aquella línea defensiva, considerada inexpugnable por sus autores, fue cruzada por Máximo Gómez en nueve ocasiones; por el coronel Simún Reyes más de 15; el gobierno cubano en armas, dos veces; otros mensajeros y grupos de avituallamiento mambises, en más de 40 oportunidades y por Maceo, una vez.

Las principales actividades económicas son la agricultura (caña de azúcar, tabaco, frutas y hortalizas), la pesca, la producción de sal gema y yeso. El turismo es otra de las actividades importantes de Ciego de Ávila, provincia que ofrece atractivos lugares para conocer. Uno de los más importantes son los Jardines del Rey, un archipiélago bautizado así por el Adelantado Diego Velásquez en el siglo XVI, en honor al rey de España. De este archipiélago (que forma parte del archipiélago mayor Sabana-Camagüey), ubicado al norte de la provincia, forman parte Cayo Coco y Cayo Guillermo, los más importantes, formados por una impresionante naturaleza virgen.