Carnaval Acuático

Carnaval Acuático de Morón.

El Carnaval Acuático de la Ciudad del Gallo, es una de las atracciones no solo de los habitantes locales,  de la provincia de Ciego de Avila, sino también de toda Cuba. Para el municipio avileño de Morón,  representa una fuente grande de alegría y de aporte económico, ya que son muchas la familias,  jóvenes y turistas que se desplazan hasta el área de La Laguna de la Leche, el Canal y el Embarcadero, para ver y disfrutar de los diferentes actos culturales y fiestas que encierra este evento.  

El Carnaval Acuático es una festividad concebida inicialmente, en la década de los años cincuenta, para diversión y beneplácito de las altas capas de la sociedad moronense, a iniciativa de la Asociación Deportiva Marítima (ASDEMAR), con sede en el Morón Yatch Club, ubicado en las márgenes de la Laguna de la Leche (la laguna de agua dulce más grande del país). Desde entonces se desarrolla con una periodicidad anual, siempre por el mes de septiembre, algo que lo hace único en Cuba. 

Por el año 1990 se ve interrumpido al caer el país en el Período Especial, pero ya a partir de 1994, tras un período de recuperación económica se retoman las festividades, mediante la adopción de diversas alternativas que garantizan su viabilidad, manteniéndose hasta la actualidad. Todo el embarcadero y el canal que desemboca en la laguna moronera, bellamente se engalana cuando se acerca la fechas del carnaval acuático, las embarcaciones que compiten se convierten en escenarios culturales que simbolizan distintos motivos de la cultura cubana, si dudas unos de los atractivos mas originales, bajo la reglamentación y el asesoramiento de especialistas del arte a de sus patrocinadores.

En la actualidad este Carnaval acuático es un atractivo de primer orden para los pobladores de este territorio y los extranjeros que se animan a visitarlo, y es que no solo el desfile acuático llama publico, también las diversas actividades colaterales que se realizan como: encuentros de pintores paisajistas, expo-venta de obras pláticas y de artesanía, realización de bailables, competencias deportivas, maratones de atletismo, excursiones, entre otras.

Cuando se acerca septiembre hay que ir preparando la escapada, este es uno de los eventos que nadie se debería perder. Destacar que en la edición del año 2000, en que se vinculó al Grand Prix de Lanchas T-1, se calcularon cifras próximas a los 100 000 espectadores.