Fiestas Populares.

Carnaval de las Flores de Ciego de Avila.

Los carnavales son verdaderos signos de identidad, y en Cuba tienen sus antecedentes en verbenas y fiestas patronales celebradas durante la etapa de la colonia. Estas festividades en Ciego de Ávila tienen sus raíces en los inicios del pasado siglo, cuando la parroquia de San Eugenio de la Palma celebraba, el 15 de noviembre, el onomástico del Santo Patrón de la ciudad.

Según describe la prensa local de la época, “los festejos duraban 90 días, en la mañana se efectuaba la misa cantada y la procesión del santo por las principales calles de la localidad y en la tarde se realizaban bailes populares, peleas de gallos, juegos variados, como carreras de caballos, rodeos y venta de productos a modo de ferias.”

Fue realmente en 1904 cuando comenzaron a llamarse fiestas carnavalescas; en ese entonces se hacían certámenes de belleza y simpatía para elegir a la reina y sus damas de honor. En esa época también se desarrollaban verbenas en las dos sociedades existentes: La Colonia Española y El Club de los 30 (para la raza negra). En 1906 por primera vez la comparsa La Avileña, formada por jóvenes, recorre las principales calles de la ciudad. Ya en la década de 1930 las festividades tomaron otros bríos: surge el llamado Baile de las Flores, en el cual primó el colorido y la buena música cubana; este fue el antecedente de los actuales carnavales de la localidad.

A partir del año 1955 son denominados “Carnavales de las Flores”, al hacer alusión al período en que se desarrollaban, en los meses de abril y mayo; en esa ocasión duraron 44 días, se adornaron 78 cuadras y desfilaron 22 carrozas y nueve comparsas.

Las calles completamente engalanadas, la contagiosa música, el colorido de los vestuarios de jóvenes disfrazados y la aparición de muñecones por céntricas calles, fueron atracciones que aún mantienen vivas en su memoria personas que vivieron la época. Por esas razones y la gran participación popular, hoy están considerados como los carnavales más famosos de la historia de la provincia y dentro de los mas importantes del país, ademas de los precursores de las actuales festividades que por los días del mes de mayo se celebran en la ciudad de Ciego de Ávila.

Con mas de 50 años desde su surgimiento, los Carnavales de este territorio tienen una proyección completamente popular, y existe una comisión encargada de evaluar y entregar los premios a las mejores comparsas, carrozas, y a las cuadras y coches engalanados.     

Sin dudas son estas las fiestas mas esperadas en todo el territorio, que se traducen en el máximo disfrute de los pobladores avileños y de los visitantes que a esta asisten, para disfrutar de la cerveza, comidas criollas y al compás del ritmo y la música de prestigiosos grupos y orquestas nacionales y del patio, hacen más agradables las calurosas noches de este ardiente verano.