Sociedad

Ciego de Avila provincia de Escasos rios y Notables lagos.

La geografía de la provincia de Ciego de Ávila dispone de escasos y cortos ríos, como consecuencia de la condición estrecha de la Isla, mientras el relieve casi plano posibilita que la mayor parte de las abundantes precipitaciones pasen al manto freático. Es la región avileña sitio de excelente agua. Dos poderosas cuencas subterráneas ocupan buena parte del subsuelo del territorio: la de Morón (más grande), ubicada al norte, y la de Ciego de Ávila-Florida al sur.

Los escasos y cortos ríos superficiales corren, en su mayoría, durante la estación de lluvias (mayo-octubre) y pierden el caudal en la época de sequía (noviembre-marzo).

De los pocos cauces permanentes se destacan los ríos Caonao, con 133 kilómetros de largo, límite natural —en el noreste— entre las provincias de Ciego de Ávila y Camagüey, y el Jatibonico del Norte, que establece la división —en el noroeste— con la vecina Sancti Spíritus.
A pocos kilómetros de Morón se haya, igualmente, la laguna La Redonda, sitio muy visitado por turistas-pescadores de diferentes latitudes, movidos por la sostenida presencia de truchas en el embalse.

El más significativo de los que corren por el interior de la provincia es el río de Chambas, en el que está construido el Complejo Hidráulico Liberación de Florencia, formado por dos presas con una capacidad de embalse de 79 millones de metros cúbicos de agua. El Río de Majagua, en el suroeste, mantiene, también, caudal durante todo el año. La faja que separa a la ciudad de Morón con la línea costera, forma una zona lacustre y pantanosa donde se encuentra el mayor lago natural de Cuba: la Laguna de la Leche, la cual tiene 67 kilómetros cuadrados de superficie, se le calcula unos 130 millones de metros cúbicos de agua y debe su nombre a la sedimentación de sulfato de calcio que cubre su fondo.