Teatro Iriondo

Cine Teatro Iriondo.

El Teatro Iriondo de Ciego de Avila en el centro de Cuba en su época fue el sexto de mayor capacidad en la Isla, y tuvo la primacía de contar con electricidad y de inaugurar el cine sonoro. Su construcción se debe a Don Vicente Iriondo.

“El teatro Iriondo, que abre sus puertas el próximo lunes, era una necesidad que se hacía sentir. Es un nuevo centro de instrucción y recreo que indudablemente contribuirá de manera positiva al mejoramiento de las costumbres sociales de la juventud avileña, porque en él se rendirá tributo a todo lo bello, grande y hermoso en cuanto al arte se relaciona.” Profética esta nota publicada en el periódico El Pueblo el sábado 30 de julio de 1910. Dos días después, entre asombrados y agradecidos, los poco más de 7 000 habitantes de la incipiente ciudad de Ciego de Ávila, recibían el regalo de una institución que, con el paso del tiempo, devendría foco de importantes acontecimientos culturales. Se materializaba así, quizás, una de las precogniciones del benefactor Don Vicente Iriondo.

Lo cierto es que el coliseo fue la primera edificación concebida para la proyección de películas en esta ciudad central de la Isla. Las primeras exhibiciones en este Teatro datan de 1906. Se daban de forma ambulante e itinerante. Unas tuvieron lugar en la primera locación de la Colonia Española, hoy Casa de la Cultura del municipio. No existían sitios fijos. Luego surgieron el París Garden; el Martí, de corta vida, pues fue destruido por un incendio a los pocos meses de abrir sus puertas en 1922; el Capitolio (1924), el Principal (1927); el Carmen (1945) y el Elena, luego Àvila Cinema (1951).

Las labores constructivas del Teatro Iriondo comenzaron en 8 de noviembre de 1909 y que 10 meses después ya estaba listo para cumplir la misión de difundir arte, cultura y conocimientos.

¿Cómo era? Fue un fiel exponente del eclecticismo imperante en los modelos arquitectónicos de la época: tres escalones permitían el paso al elevado portal que sostenían esbeltas columnas como soportes del techo, rematado por una cornisa. Tenía —y las mantiene— dos plantas, y contaba con 325 lunetas, 26 palcos de seis asientos; una tertulia con 106 sillas delanteras plegables y 500 más en la parte alta del graderío; dos camerinos, cabina de proyección, escenario con excelente acústica y un planta eléctrica con doble cable, y alumbrado independiente de alcohol.

Apuntan que la inauguración ocurrió a media mañana del 1ro de agosto de 1910, con la presencia del alcalde Adolfo Morgado Paz y de la Banda Infantil, familias distinguidas, funcionarios invitados, y público en general. Fueron proyectadas cuatro películas y presentadas las zarzuelas El diablo con faldas y El cabo primero, por la compañía de Manolo Vázquez.

En su momento, el Teatro Iriondo fue uno de los cines de mayor capacidad en el interior de la Isla y compartió ese honor con grandes ciudades como La Habana, Matanzas, Camagüey, Santiago de Cuba y Cienfuegos, en su escenario actuaron grandes figuras nacionales y extranjeras, entre otros, Arquímedes Pous, Enrique Arredondo, Candita Quintana, el Trío Matamoros, Esperanza Iris, Jorge Negrete, Libertad Lamarque, y la famosa actriz francesa Sarah Bernhardt. En 1938 acogió al escritor, dramaturgo, humorista y caricaturista gallego Alfonso Rodríguez Castelao.

Cien años despues, el Teatro Iriondo se mantuvo adscrito al Centro Provincial de Cine hasta el 31 de diciembre de 2007, después se decidió su pase, en el 2008, para el Consejo Provincial de las Artes Escénicas donde hoy es la sede del conjunto folclórico Osokpuán Irabbo, compañia profecional de danza.

Su modelo arquitectónico fue un fiel exponente del eclecticismo imperante en la época, para muchos avileños y cubanos en general, el coliseo tiene un valor cultural y patrimonial extraordinario, valorando la majestuosidad del inmueble, y sus vínculos con la historia local y con el desarrollo de la cultura en Ciego de Ávila.

En el centenario de su inauguración oficial, el primero de agosto de 1910, en esta ciudad de Ciego de Ávila, se desarrollaron diferentes actividades, como conferencias y hasta se ha inaugurado una exposición de fotos y documentos, que dieron cuerpo al cálido homenaje tributado al Teatro Iriondo.

Dirección: Calle Joaquín de Agüero, esq. a calle Antonio Maceo. Ciego de Avila.   Telf: + (5333) 20